JetBlue

Irma y los influencers

Frente al desastre del huracán que arrasó en el Caribe y en la zona de Florida, las compañías aéreas respondieron de manera diferente. Y los influencers fueron quienes definieron el éxito de las estrategias de comunicación. O mejor dicho: ellos ganaron la confianza del público, factor líder del Influencer Marketing.

Mientras que United Airlines decidió capitalizar la desesperación de la gente aumentando sus tarifas en más de 1700 dólares, la compañía JetBlue optó por bajar los precios de todos los vuelos provenientes de Florida a 99 dólares y, además, envió aviones extra para la evacuación.

Hasta no hace mucho, antes de la era de Twitter e Instagram, la marca tenía un control total del discurso mediante el uso de medios de comunicación tradicionales como periódicos, televisión y anuncios publicitarios: dirigían la conversación y obtenían un alcance generalizado, pero con foco. Catástrofes como la del huracán Irma y otras situaciones donde el cliente es maltratado han ocurrido siempre: pero antes nadie podía twittear sobre eso.

En el pasado, la marca podía crear el mensaje perfecto para desviar cualquier escenario. Pero los días de las audiencias cautivas han quedado atrás. En el entorno actual, gracias a la afluencia de la información y de las nuevas tecnologías, los comportamientos de los consumidores cambiaron.

La gente ya no quiere hablar con las marcas, sino con otras personas como ellos: los influencers se han convertido en el intermediario para acceder a la comunidad.

 

Relaciones existentes de JetBlue con influencers, un factor decisivo

Curiosamente, Delta ofreció los mismos vuelos de 99 dólares para ayudar a la evacuación, pero JetBlue fue la aerolínea más elogiada por los influencers y la más cubierta por las noticias. ¿Qué logró esta gran diferencia?

JetBlue no esperó a que llegara Irma para establecer relaciones con los influencers de viajes. Por lo tanto, cuando llegó el momento de compartir las noticias con la comunidad, los influencers reaccionaron naturalmente. Para ellos, el bono de 99 dólares de JetBlue ilustraba lo que ya sabían sobre la empresa: se preocupa por sus clientes.